Dom. Nov 27th, 2022

Si te gusta utilizar la espiritualidad y la astrología para orientarte en la vida, es muy posible que también te llame la atención la numerología. Se trata del estudio de las relaciones místicas entre los números, las letras y los patrones, en el tarot 0,40 te lo pueden confirmar.

Como sucede con otros métodos de adivinación, la numerología es una herramienta que se utiliza para ganar un acceso más profundo al conocimiento sobre nosotros mismos, los demás y cómo nos relacionamos con el mundo. También nos puede revelar nuestros deseos más profundos y qué tenemos que hacer para satisfacerlos, y es una estupenda herramienta para entender el karma y qué es lo que arrastramos de una relación a otra.

El origen de la numerología se remonta al año 569 al 470 AC, con el filósofo griego Pitágoras, quien estudió de la metafísica de los números y creía que un simple dígito podía determinar las vibraciones espirituales del ser.

Apenas nacemos y nos convertimos en números: somos un número para el registro del hospital, para el registro civil. Tenemos un número de matrícula en la escuela. Formamos parte de la estadística demográfica de un país. Cuando crecemos necesitamos de un número de cuenta bancario, uno de seguridad social. Estamos fiscalizados por medio de una clave, que no es otra cosa que un número. Es por eso que nuestra vida podría explicarse, y de hecho se explica, a través de los números.

El objetivo de la numerología es encontrar respuestas a través de las relaciones que una persona tiene con los números, bajo el entendido de que cada número porta un significado y además comprende ciertas características, es decir, designa cosas. ¿Y cómo se encontrarían los números que se relacionan con una persona? De distintas formas. Por ejemplo, todos tenemos un número apenas nacemos. El número que resulta de sumar los dígitos de nuestra fecha de nacimiento hasta reducirlos a uno solo.

Para alguien que haya nacido el nueve de agosto de 1979, el número siete sería su número, de acuerdo a la numerología. Un número que regiría de alguna forma su personalidad, y en el que tendría que basarse para tomar algunas decisiones, decidirse por un oficio, usar ciertos colores, etcétera. De eso se trata el carácter adivinatorio de la numerología, de hacer las veces de un oráculo. Uno que se basa en fundamentos matemáticos, no hay que olvidar que las matemáticas son un lenguaje científico, y que entonces tiene bases universales, el tarot sin gabinete te lo puede confirmar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *